miércoles, 15 de septiembre de 2010

Guías Alimentarias

Seguramente has escuchado hablar más de una vez de las Guías Alimentarias como forma de mejorar tu alimentación y probablemente te habrás preguntado a qué se refieren exactamente. Su nombre completo es Guías Alimentarias Basadas en Alimentos (o GABA) y son un conjunto de recomendaciones que tienen como objetivo fomentar una alimentación saludable. 
Estas recomendaciones intentan prevenir, a través de hábitos alimentarios adecuados, las enfermedades crónicas (sobrepeso, obesidad, hipertensión, diabetes), las enfermedades producidas por la carencia de determinados nutrientes (desnutrición, anemia) y aquellas provocadas por la contaminación de alimentos.
Las Guías alimentarias son un instrumento educativo que adapta los conocimientos científicos acerca de los requerimientos nutricionales y composición de los alimentos, en mensajes prácticos que facilitan a las personas la selección y consumo de alimentos saludables. Son recomendaciones que recibirá la población, a través de mensajes breves, claros, concretos, culturalmente aceptables y fundamentados en su alimentación habitual. Estos mensajes se dirigen a la población general o población sana, con el objeto de promover la salud y reducir el riesgo de enfermedades vinculadas con la nutrición.
Cada país cuenta con sus propias GABA, las cuales son diseñadas de acuerdo a los hábitos alimentarios y problemas nutricionales de su población. Todas las guías están acompañadas por una imagen que representa, a través de los grupos de alimentos, dos elementos imprescindibles en una alimentación saludable: la variedad y la proporcionalidad.
En el año 1995 el Instituto de Nutrición de Centro América y Panamá (INCAP) propone los lineamientos generales para la elaboración de Guías Alimentarias. Desde esa época hasta hoy varios países americanos están elaborando recomendaciones para sus habitantes basadas en las características de su población. Por ejemplo en Guatemala, Honduras y Paraguay las Guías Alimentarias son representadas por una olla. En Costa Rica y México por un círculo, en Colombia por un tren y en El Salvador por un camino.

¿Cómo surgen las Guías Alimentarias para la Población Argentina?

En el año 2000 la Asociación Argentina de Nutricionistas (AADYND) publicó las "Guías Alimentarias para la Población Argentina" , surgidas en el marco del VII Congreso Argentino de Graduados en Nutrición realizado en el año 1996, donde se decidió realizar un diagnóstico de la situación alimentaria y nutricional del país, convocando a nutricionistas representantes de todas las provincias.
Partiendo del conocimiento de la situación de salud de la población, la disponibilidad, el consumo y las costumbres de elección de los alimentos, se construyó este material educativo en cuyo proceso se cubrieron numerosas instancias de consulta, evaluación y consenso.
En la Argentina hay abundancia y variedad de alimentos, sin embargo, el principal problema alimentario de muchas personas es la dificultad para acceder a una adecuada alimentación. Dicho acceso depende de los precios de los alimentos, de la capacidad de compra basada sobre los ingresos de la población y de sus costumbres alimentarias.
La educación alimentaria y nutricional es una intervención a través de la cual es posible promover estilos de vida saludables. En este contexto, las Guías Alimentarias para la Población Argentina constituyen un recurso importante.
Su objetivo principal es alentar el consumo de alimentos variados, corregir los hábitos alimentarios perjudiciales y reforzar aquellos adecuados para mantener la salud. Al mismo tiempo brindar orientación en la elección de alimentos sanos y en el aprovechamiento del presupuesto familiar, al aprender a comprar y combinar los alimentos de manera correcta.
Se trata de recomendaciones generales, diseñadas específicamente, para personas sanas y mayores de dos años de edad.
Las Guías Alimentarias para la población argentina han sido declaradas de Interés Nacional por el Poder Ejecutivo de la Nación (Resolución S. G. N° 559/02) y Cuentan con el reconocimiento de: UNICEF, OPS/OMS, FAO, INCAP, Ministerios provinciales de Salud y Desarrollo Social, Sociedades Científicas y Asociaciones Profesionales, Universidades Públicas y Privadas. Recientemente fueron declaradas de Interés Educativo por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Declaración 316/2009).


La Gráfica de la alimentación saludable

Las Guías alimentarias se acompañan de una gráfica: "La gráfica de la alimentación saludable", que fue diseñada para reflejar cuatro aspectos fundamentales a tener en cuenta en la alimentación cotidiana:




Las principales recomendaciones incluidas en las guías alimentarias se refieren a mantener el peso aconsejado, moderar el consumo de grasas, aumentar el consumo de cereales, aumentar el consumo de frutas y verduras, moderar el consumo de alcohol y sal y promocionar el ejercicio físico moderado. De manera complementaria, algunos países incluyen en sus recomendaciones aumentar la lactancia materna, cuidar las técnicas culinarias, aumentar el consumo de pescado, o aspectos relacionados con la sociología de la alimentación. Para poder trasladar los objetivos nutricionales a un lenguaje asequible para la población estadounidense, el Departamento de Agricultura de EE.UU. diseñó en 1991 una guía dietética incluida, cromática y conceptualmente, en el interior de una pirámide. En la base de la pirámide se incluyen los alimentos que interesaría promocionar (pan, cereales, arroz y pasta). El tramo inmediatamente superior de la pirámide está formado en primer lugar por el grupo de verduras-hortalizas, seguido por los grupos de lácteos y alimentos esencialmente proteicos. El vértice de la pirámide transcribe claramente la idea de moderar el consumo de aceites, grasas y azúcar. La propuesta de diseñar una guía dietética para la población española sobre una estructura cromática piramidal fue llevada a cabo en España por la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria, y adoptada de una propuesta hecha para la dieta mediterránea por un grupo de trabajo de la FAO-OMS. En la figura 250.3 se compara la pirámide original del Departamento de Agricultura americano con la desarrollada en España. Las diferencias fundamentales se encuentran en el vértice, pues la pirámide americana ignora diferencias críticas en el tipo de grasa; los ácidos grasos saturados y en forma trans deben reducirse al máximo; sin embargo, las grasas monosaturadas, como el aceite de oliva, son beneficiosas y no existen evidencias de que, en ausencia de obesidad, hayan que reducirse. Otro punto es la recomendación en la pirámide americana de consumir dos o tres raciones de carne, pescados o huevos diariamente; el consumo de carne, particularmente de carne roja, debe reducirse y el pescado debe fomentarse por sus características nutricionales. Por último, la pirámide española incluye la necesidad de llevar a cabo ejercicio regularmente y el consumo moderado de vino.

Para vivir con salud es bueno:
1. Comer con moderación e incluir alimentos variados en cada comida.
2. Consumir todos los días leche, yogures o quesos en todas las edades.
3. Comer diariamente frutas y verduras de todo tipo y color.
4. Comer una amplia variedad de carnes rojas y blancas retirando la grasa visible.
5. Preparar las comidas preferentemente con aceite crudo y evitar las grasas para cocinar.
6. Disminuir el consumo de azúcar y sal.
7. Consumir variedad de panes, cereales, pastas, harinas, féculas y legumbres.
8. Disminuir el consumo de bebidas alcohólicas y evitarlo en niños, adolescentes, embarazadas y madres lactantes.
9. Tomar abundante cantidad de agua potable durante todo el día.
10. Aprovechar el momento de las comidas para el encuentro y el diálogo.
En cada uno de estos diez mensajes se recalcan los aspectos fundamentales y más importantes de cada uno, qué aspectos hay que subrayar en la población y cómo se pueden cumplir las recomendaciones de este mensaje.
Todo esto se acompaña con un gráfico de la Alimentación Saludable, un dibujo que no representa a una pirámide sino a un óvalo, donde se representan los 6 grupos de alimentos saludables, y finaliza con una canilla abierta que representa el agua potable. Los seis grupos representados de mayor (con mayor ingesta diaria) a menor (menor ingesta diaria) son:
1. Harinas, cereales, pastas, granos enteros, y legumbres.
2. Todas las frutas y vegetales.
3. Lácteos, leche, yogures y quesos.
4. Carnes rojas, blancas, pescados y huevos.
5. Grasas, manteca, aceites y nueces.
6. Dulces, azúcares y postres.   
Es muy loable y positivo el trabajo efectuado por todo este grupo multidisciplinario, al cual nos adherimos y felicitamos por la labor realizada.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada